Haz clic en

El obispado Comienza en casa 


Introducción: La palabra obispo puede referirse a pastor, líder de iglesia o anciano que preside. Ser líder de la iglesia («obispo») es una gran responsabilidad porque la iglesia pertenece al Dios viviente. Los líderes de la iglesia no deberían ser elegidos por su popularidad. Tampoco se les debería permitir que pugnen por llegar a la cima. Es una gran responsabilidad elegir a los líderes de la iglesia. Deben tener una fe sólida y ser moralmente intachables, poseyendo las cualidades descritas en 1 Timoteo 3.1–13 y Tito 1.5–9. La fuerza para vivir de acuerdo a la voluntad de Dios viene de Cristo.


Le hare algunas preguntas:


¿Mantiene usted una posición de liderazgo espiritual en su casa?  ¿Le gustaría ser líder algún día en la iglesia?

Analícese según las normas de excelencia que Pablo detalla. Aquellos que tienen grandes responsabilidades deben alcanzar expectativas elevadas.


El triunfo o el fracaso en el manejo del Hombre o mujer en la casa, indica la capacidad o la incapacidad para administrar a la Iglesia con éxito. Sólo a alguien maduro en la fe se le puede confiar la responsabilidad de ejercer el liderazgo.


Es bueno querer ser un líder espiritual pero las normas son elevadas. Aquí, Pablo enumera algunas de las cualidades.


1 Timoteo 3:1-7


“Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. 2Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; 3no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; 4que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad 5(pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); 6no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. 7También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo!

Antes que el obispo asuma la tarea de vigilar al rebaño para corregir y enseñar, debe ser irreprensible: alguien a quien no se le puede acusar de nada.


Marido de una sola mujer:Literalmente, el obispo debe ser un esposo ejemplar. La frase ciertamente excluye la poligamia; sin embargo, no es todo lo que afirma. Lo principal es el concepto de la fidelidad conyugal, esto es, el obispo debe ser un esposo fiel.


Sobrio una persona en su pleno cabal, con dominio propio, de mente sana, en otras palabras conocedor de la salvación, prudente, templado.

 


Contactanos por:

Guarico Calabozo

 

Telefonos: 0416-829-74-85.

.